fbpx

91 040 19 55

Gestión de Residuos | Compra de Chatarra | Reciclaje | Madrid

Reciclaje del aluminio

El reciclaje del aluminio no es algo nuevo: ya a principios del siglo XX y especialmente durante la Segunda Guerra Mundial su reciclaje era una práctica común, principalmente debido al ahorro económico que supone, a que se recicla en su totalidad y a que se puede reciclar indefinidamente.

La producción del aluminio es bastante compleja e implica la obtención de alúmina u óxido de aluminio, que se obtiene a su vez de una roca llamada bauxita, mediante un proceso en el que se obtienen también sustancias corrosivas con hierro y silicio que son muy peligrosas. Una vez tenemos la alúmina hay que llevarla a su punto de fusión, que es de algo más de 2000ºC y que se puede reducir hasta los 1000ºC si se añade criolita (fluoruro de sodio y aluminio).

Por el contrario el reciclaje de aluminio supone únicamente refundir el metal, un proceso mucho más sencillo que su producción y mucho más barato: de hecho solamente se necesita el 5% de la energía utilizada en el proceso de producción. Por tanto los beneficios medioambientales del reciclaje de aluminio son notables ya que también se reduce al 5% el dióxido de carbono generado durante el reciclado. Otro aspecto a favor del reciclaje del aluminio es que su proceso de degradado es muy lento: una lata tarda en desintegrarse unos 100 años.
El proceso de reciclado de aluminio es el siguiente:

  1. Se recolecta el aluminio separándolo del resto de residuos, después se comprime y se transporta a la planta de reciclado.
  2. Se tritura en trozos pequeños para disminuir su volumen y facilitar así el proceso de fusión.
  3. Los trozos resultantes se limpian y se unen en grandes bloques para evitar en la medida de lo posible su oxidación durante el proceso de reciclado.
  4. Se funde a una temperatura que oscila entre los 750 y los 1000ºC. La escoria resultante de este proceso es compleja y difícil de manejar, pero a pesar de ello se puede utilizar como relleno para asfalto y hormigón.
  5. El aluminio fundido se solidifica dándole la forma deseada (lingotes, molduras o barras en forma de grandes bloques), aunque también se puede comercializar en estado líquido.

A continuación os dejamos un video donde podéis ver todo el proceso:

Ver video